viernes, 18 de septiembre de 2009

... deme cuarto y mitad!

La foto es un poema, la fachada no tiene desperdicio.

Por una parte el tendedero modelo cántabro, que se ve por la tierruca hasta la saciedad. No tengo claro que cumpla con su función, aunque en una tierra en la que está lloviendo casi permanentemente da un poco igual.

En cuanto a las bombonas ... no sólo nos pasamos la normativa por ahí, sino que también el sentido común: siempre me ha parecido que el gas en las viviendas es un arma letal donde las haya, pero mucho más con el personal que las habita. Se dejan a la intemperie, con calor o frío, con el sol dándoles de lleno o la lluvia y el frío cayendo sobre el contenedor ... y después a usarlas para cocinar un cocidito montañés! ... y no sólo eso, sino que se les diseña un soporte en plena fachada ... increíble! ... y luego nos quejamos de las unidades exteriores del aire acondicionado ... a ver si se nos cae encima!!!!.

Eso sí ... el detalle de las dos fregonas componen un bodegón, ¿cómo decirlo?, como más cálido y hogareño ... sin miedo a mostrar las vergënzas ni los trapos sucios.

Y la señora del piso de abajo ... pues culo veo culo quiero ... eso sí ... dándole un toque de personalidad, no va a copiar ella el modelo de soporte ... aportación extrema de diseño por metro cuadrado!.

Photobucket

2 comentarios:

Lourdes dijo...

que tipico de la tierruca....., que estética y que seguridad... si señor!

stepienybarno dijo...

La verdad es que es de traca!! excelente entrada.